UN PASEO POR TEOTIHUACAN
TH17.jpg

TEOTIHUACAN, no es solo el nombre de una ciudad de unos 20km2, sino que representa mucho más que un lugar geográfico situado a 45 km de la ciudad de Mexico, ya que da nombre a toda una civilización que data entre los siglos I y VII dC, aunque alcanzó su esplendor hacia el S III.
Teotihuacan en el idioma náhuatl, significa “Lugar donde fueron hechos los dioses”,ya que existe una leyenda que así lo narra: Fue en TEOTIHUACAN donde nacieron los Dioses, de ahí el nombre de la exposición a la que asistimos, “Teotihuacan, Ciudad de los Dioses”, la cual alberga gran cantidad de restos arqueológicos de incalculable valor. De hecho Teotihuacan, fue nombrada en 1987, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
TH18.jpg

Iniciemos el recorrido:
Entre los años 1-150 d.C. aparece una gran metrópoli, cuyo eje principal trazado de norte a sur de la ciudad, recibe el nombre de Calzada de los Muertos, comunicando la Pirámide de la Luna con la Pirámide del Sol y el mercado de la ciudad. La civilización de Teotihuacan, mantenía la creencia de que el sido creado por los dioses y que ellos serían los que decidieran su fin.

TH6.jpg TH7.jpg

La religión y el culto a los dioses, guarda una enorme importancia, de modo que en todas las construcciones existe un lugar destinado y reservado al culto.
Los teotihuacanos adoraban varios dioses pero sus principales deidades eran Quetzalcòatl, Dios de la Serpiente Emplumada, quien representaba la sabiduría, a quien estaba dedicado un templo, y numerosas representaciones tanto murales como escultóricas.


busto_quetzalcc3b3atl_en_teotihuacc3a1n11_(1).jpeg



Cuenta la leyenda, según nos transmite Fray Bernardino de Sahagún (1500 aprox-1590), misionero franciscano, gran investigador y transmisor de la civilización indígena nahuátl, que Quetzacòatl, fue invitado a tomar una bebida alcohólica que le llevó a un estado de embriaguez, uno de las peores acciones que podían cometerse. Quetzacòatl, deidad de piel blanca, abrumado, se fue avergonzado de Teotihuacan, no sin antes prometer que volvería, profetizando la curiosa fecha de 1519 dC, fecha del desembarco de los españoles de piel blanca en su territorio, que para los indígenas no supuso una venida de un invasor externo, sino el retorno de una deidad expulsada en el pasado que reclamaba sus derechos.


quetzalcoatl.jpg TH16.jpg




Otro de los dioses más representativos de la cultura de Teotihuacan, es Tlàloc, Dios de la lluvia y de la fertilidad, viendo así, que desde las culturas más ancestrales, el agua y la vida van siempre unidas.





El Dios del fuego, Huehueteòtl en nahuàtl, se representa encorvado, sosteniendo un brasero sobre su cabeza.


200px-Huehueteotl-dios_fuego.jpg
Existen un gran número de esculturas que representan motivos acuáticos y marinos. El mensaje que encierran no ha sido totalmente descifrado, pero existen signos inequívocos que asocian las conchas marinas a la ciudad de Teotihuacan.
La sociedad Teotihucana, a pesar de su antigüedad presenta una estructura muy conocida:


piramide.jpg


En un principio, se pensó que el máximo poder se encontraba en manos de los religiosos pero se ha visto que los sacerdotes se encontraban al servicio de una compleja clase política. En cuanto a la forma de gobierno, no está claro si era unipersonal o si existían varios gobernantes.
Los sacerdotes eran los encargados de celebrar liturgias para propagar el mensaje de fertilidad, como regalo de la vida, unidad política y renovación del cosmos.
En el mundo Teotihuacano, no se presta atención al individuo sino a la labor o el trabajo que desempeña. La guerra y el comercio están muy unidos, siendo frecuente observar restos arqueológicos fabricados con materiales de lugares próximos como: obsiadiana, alabastro, jade, jadeíta, Piedra verde de Guerrero, algodón de Morelos, mica de Oaxaca, jadeíta de Guatemala, etc

Una de las principales obras arquitectónicas de Teotihuacan es el Palacio de Quetzalpapàtotl, que traducido del nahuátl significa mariposa de plumas o mariposa preciosa. Se piensa que debía ser una residencia de la clase dominante, ya que su acceso está flanqueado por esculturas de jaguares, que son un emblema de poder político, ya que representan al Dios protector de los gobernantes y los ornamentos evocan a Venus, como símbolo de guerra. Las fachadas de los palacios se decoran con frisos esculpidos mayoritariamente con figuras de formas cuadradas y vértices redondeados, que guardan gran simetría. También se encuentran un gran número de figuras murales, a menudo sobre fondo de estuco, siendo éste uno de los principales hallazgos de Teotihuacan.

El conjunto palaciego del Jaguar de Xalla se encuentra ricamente ornamentado, apareciendo de nuevo el símbolo del Jaguar como Dios bienhechor de los gobernantes.
TH13.jpg

Entre los restos arqueológicos mostrados en la exposición encontramos utensilios de cocina, como cuchillos o navajas de obsidiana, vasijas y cerámicas, muchas de ellas con motivos antropomorfos, incensarios, braseros, flautas de cuatro cuerpos cilíndricos…


TH3.jpg TH1.jpgTH12.jpg
TH15.jpgTH14.jpg


En torno al S VII y por motivos desconocidos, tiene lugar el fin de la Ciudad de los Dioses. Es un misterio, ya que la ciudad apareció cubierta por una gruesa capa de ceniza, que hace intuir que ocurrió un gran incendio. ¿La causa? Es aquí donde la imaginación y la investigación de los hallazgos induce a pensar en distintas posibilidades, como: la existencia de revueltas internas contra el poder establecido, el posible bloqueo de rutas comerciales o un incremento excesivo y descontrolado de la población, que pudieran ser las causantes de un incendio, que al descontrolarse, devastó la población.



No podemos obviar que es una civilización presa del fatalismo del pensamiento indígena prehispánico, en el que contemplan a los dioses como hacedores y destructores del mundo. Así pues otro de los hallazgos que escribe una interrogación al final de esta civilización es la escultura mutilada del Señor del Inframundo, formada por un cráneo rodeado de una corona circular plisada, que fue encontrada seccionada.
TH11.jpg
Escultura mutilada del Señor del Inframundo

En resumen un recorrido apasionante por el pasado que desvela conocimientos, hallazgos y costumbres. Adentrarse en una cultura tan rica como ancestral, y tan aislada de nuestra civilización aun compartiendo planeta, con tanto contenido trascendental y espiritual es verdaderamente apasionante y un mundo de sensaciones, preguntas y respuestas por descubrir.

Contenido y bibliografía:
Exposición Caixa Forum Madrid (08/2011): “Teotihuacan, Ciudad de los Dioses”
http://www.franciscanos.org/enciclopedia/bsahagun.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Teotihuacan#Deidades